Select Page

Comenzando una relación con Dios [Actualizado]

Comenzando una relación con Dios [Actualizado]

Comenzando una relación con Dios

 

Es la primera parte de una serie que traerá diversos programas para llevar a cabo en vuestras sociedades de jóvenes, reuniones, grupos pequeños, campamentos, etc.

Muchas de ellas requieren de al menos una semana de preparación, así que los invitamos a estar atentos al material subido, que esperamos, como siempre, sea de ayuda para su ministerio.

Un abrazo fraterno, Dios les bendiga.


 

Programa:

INICIANDO UNA RELACIÓN CON DIOS

 Objetivo del programa: Ayudar a cada joven a, ya sea, comenzar su relación con Dios, o llevar aquella relación ya existente a un nivel más alto.

 

¿Qué hacer?

Solicite a cuatro jóvenes para que apoyen en este programa. Ellos deberán preparar el testimonio, el bosquejo de carácter, de cuatro personajes bíblicos y presentarlo durante la reunión. Lo ideal es que esto sea realizado con al menos una semana de antelación, para que puedan estar bien preparados para presentar el carácter de estos personajes, y sean capaces de responder a las preguntas que surjan.

Bosquejo de carácter: El ladrón en la cruz.

Él solamente se encontraba luchando por lo que él creía que era lo correcto. En una sociedad en donde el gobierno extranjero redujo a mucha gente a la pobreza, la desolación, y el desamparo, la única forma de luchar era vivir fuera de la ley. Robarle a los ricos, y darle a los pobres-él mismo. Se unió a una banda de rebeldes y aprendió no solamente el arte de robar, sino también, la violencia. Pero, ¿qué tiene de malo la violencia cuando te encuentras viviendo bajo reglas militares y tú no tienes derechos? Eventualmente su estilo de vida lo llevó adonde aquel estilo de vida siempre conduce, tortura y castigo brutal, y al final una dolorosa y humillante ejecución pública. Pero en momentos antes de su muerte, él pudo vislumbrar la vida de un Hombre que vivió un estilo de vida diferente: Alguien quién luchó en contra del mal con el poder del Amor en vez de la violencia. Él quería ser parte del Reino de este Hombre y con palabras agonizantes suplicó por misericordia, y la obtuvo. No tuvo tiempo de cambiar su vida, o limpiar sus actos, simplemente pidió ayuda, a quién él comprendió, era el único que se la podía brindar.

 

Bosquejo de carácter: María Magdalena

 Fue poseída por siete demonios, talvez todos a la misma vez, o uno tras otro no lo sabemos. Algunos eruditos bíblicos creen también que ella fue una mujer que vivió una vida un de dudosa moral, tal vez como una prostituta. Estamos seguros que para la época en que conoció a Jesús ella se encontraba marginada y desamparada. Había llegado al filo del abismo. Lo único que podía hacer era lanzarse hacía Su misericordia, pero esto no era lo suficientemente bueno. Él expulsó todos sus demonios. Ella respondió a la obra de Jesús en su vida, convirtiéndose en una de sus seguidores, dejando su antigua vida para ir donde sea que Jesús la guiara.

 

 Bosquejo de carácter: Pedro

Él no era un mal hombre. Tal vez no tan religioso, pero vivía una buena vida e iba a la sinagoga regularmente. Cuando este predicador viajero llamado Jesús apareció en escena, Pedro estaba curioso. Intrigado. Se sintió atraído por la poderosa personalidad de Jesús y, en su forma impulsiva, Pedro se comprometió consigo mismo para seguir a Jesús por todos lados, incluso si esto significaba dejar de lado su negocio, y dejar a su familia sin sustento. Él no era perfecto. Continuaba fracasando, cometiendo error tras error, incluso malentendiendo a Jesús. Pero, él iba creciendo. Entonces, de pronto, todo a su alrededor se derrumbó. Su fe fue puesta a prueba, y fracasó. Negó el haber incluso conocido alguna vez a Jesús, una bofeteada a su maestro en la peor noche de la vida de Jesús.

Pedro se encontraba destrozado por su propio error, pero cuando Jesús venció la muerte, tomó a Pedro a un lado, y le dejo saber que lo había perdonado y le confirió una misión especial.

Bosquejo de carácter: Tomás

No sabemos cómo o cuándo conoció a Jesús. Pero de alguna forma él se involucró en el círculo íntimo de Jesús, los discípulos los cuales iban a todos lados con Él, trabajaban con Él, quienes lo conocían mejor. Era una vida extraña, siguiendo a un predicador viajero de ciudad en ciudad, extraña para un hombre que usualmente no se comprometía demasiado con las cosas. Tomás era precavido. Tomás pensaba bien las cosas. Se contenía. Incluso cuando él seguía a Jesús a todo lugar, su naturaleza pesimista lo hacía preguntarse cuando todo eso se iba a derrumbar. Un día Jesús fue crucificado, parecía que los peores miedos de Tomás se habían hecho realidad, y el ser precavido había sido justificado. Cuando Jesús apareció ante Él nuevamente, fue natural para Tomás el pensar que sus ojos lo estaban engañando. ¿Cómo puede un hombre levantarse de entre los muertos? Tomás pidió evidencia y Jesús se la entregó.

Planifica tu reunión como una reunión de testimonios, con una gran cantidad de cantos acordes a la ocasión y una serie de lecturas bíblicas. Ten a tus cuatro personajes sentados en la audiencia, pero usando un token que los identifique o en la medida de lo posible un disfraz ad-hoc, para indicar que ellos se encuentran personificando a alguien y no hablando por su propia cuenta. Cuando invites a la gente a compartir lo que Dios ha hecho en sus propias vidas, que cada personaje se ponga de pie y cuente su historia. Si otros en el grupo desean compartir su propio testimonio sería ideal. Cuando todos los personajes, y personas que así lo deseen hayan contado sus historias, guía al grupo en una discusión de cómo cada uno de los personajes vino a Jesús, que tipo de cristianos en la vida moderna ellos representan, y cómo sus experiencias se aplican a nuestras vidas.

 Preparativos:

 Entrega los bosquejos de carácter a tus cuatro actores con antelación, una o dos semanas, y entusiásmalos para que investiguen también por su cuenta en la biblia y en el espíritu de profecía sobre sus personajes. Escoge a quienes puedan hablar en público y tengan habilidades de actuación de esa forma realmente podrán traer el personaje a la vida.

Textos Bíblicos:

Ladrón en la cruz: Lucas 23:39-43

María Magdalena: Lucas 8:1-3, Juan 20:1-18

Pedro: Lucas 5:1-11; Mateo 26:69-75; Hechos 2:36-41

Tomás: Juan 20:24-29

 Canto lema:

“He decidido seguir a Cristo”

 Pensamientos finales:

Culmina la reunión de esta noche con un llamado especial, junto a las siguientes líneas: “Cada uno de estos personajes bíblicos vinieron de diferentes entornos, tuvieron necesidades y diferentes problemas. Aun así, cada uno de ellos llegó a un punto donde admitieron su necesidad de Jesús y desearon seguirle. La historia fue diferente para cada uno, pero todos ellos siguieron a Jesús.

Es lo mismo para nosotros. Tenemos distintos entornos, diferentes necesidades y problemas. Pero cada uno de nosotros necesita de Jesús, y cada uno de nosotros puede tener una relación personal con Él. Todo lo que necesitamos hacer, es lo que estos hombres y mujeres hicieron, admitir que necesitamos a Jesús, y permitirle entrar en nuestras vidas.

Seguiremos teniendo problemas, las dudas no desaparecerán. Pero todo cambiará. Si nunca antes haz dado el paso para que Jesús entre a tu vida, ahora es el momento de hacerlo. Y si tú ya tienes una relación con Jesús pero sabes que Él te está llamando para ir más allá, para dar un paso más allá en seguirle y servirle, talvez éste sea el momento de hacerlo.


 

Material tambien disponible en archivo adjunto a esta publicación.

About The Author

Marco Antonio Alvarado Troncoso

Adventista del 7° Día, estudiante [en espera jejeje] de Teología, Ingeniero Informático PUCV. Amante de la teología y la informática, y en búsqueda de la mezcla perfecta entre ambas. Dios al control!!

Link caídos

Nos encontramos en proceso de revisión del material publicado, y necesitamos tu ayuda. Comentanos de algún link caído que encuentres ingesando en el siguiente formulario el link y algún comentario que nos pueda servir de guía. Muchas gracias. Maranatha!


A %d blogueros les gusta esto: