Select Page

¿A qué velocidad viaja nuestra oración?

¿A qué velocidad viaja nuestra oración?

¿Alguna vez te has preguntado, cual es la velocidad de respuesta de una Oración?  ¿será la oración mas rápida que la luz? ¿cómo viaja la oración hasta Dios? posiblemente los has pensado, o has tenido en mente el hecho de que cómo

¿Cuanto se demora tu oración?

Dios escucha las oraciones de miles de personas que oran todos los días. Eso me hacía pensar en cuanto se tarda una oración en llegar a los oídos de nuestro Benevolente Padre, y reflexionar cual será la velocidad de respuesta, si a veces sentimos que las oraciones tardan mucho en responderse, comparable a cuando nos dirigimos a hacer algún tramite a alguna oficina y hay que tomar un turno que a veces puede llevarte un buen tiempo de espera. y si a esto le agregamos la inmensidad del universo, a veces puedes sentirte abrumado al pensar cuanto tarda una oración.

Todos sabemos que el universo es casi en su totalidad un completo enigma, incomprensible aún en nuestra actualidad, incluso los científicos más brillantes que actualmente estudian el espacio, no dejan de maravillarse con los descubrimientos que día a día ven la luz, pero al menos ya con lo estudiado hasta hoy, podemos inferir 3 cosas acerca del misterioso universo. De por si el universo posee los objetos más grandes de los que se tenga registro, el solo hecho de comparar aquellos objetos con la tierra nos deja en un plano de insignificancia total. En él también se ubican los objetos más lejanos, viajar hasta ellos sería totalmente imposible con la tecnología que poseemos actualmente. Sólo intentar llegar a cualquier cuerpo celeste más allá de nuestro sistema solar, nos tomaría mínimo toda nuestra vida y aún más. Y la última característica que posee el universo es que en él se encuentran los objetos más rápidos de los que se tenga registro, que si intentáramos replicar en nuestro planeta sería bastante difícil. Pero ¿qué tan rápido son esos objetos que mencionamos? Para saber eso primero debemos analizar primero que es lo más veloz que conocemos aquí en la tierra.

El animal más rápido es el Acinonyx Jubatus, popularmente conocido como guepardo que corre a una velocidad de 120 K/h. pero solo lo hace por unos 400 metros. Los vehículos comerciales más rápidos logran altas velocidades, sin embrago el más rápido es el Hennesey Venom GT que logra una velocidad de 435 K/h. El avión subsónico más rápido del mundo es el Boing-747-400ER, que alcanza la máxima velocidad  1093 K/h y una velocidad de crucero de 913 K/h. Un avión F-16 supersónico puede alcanzar velocidades de 2300 K/m. La velocidad de una bala de un arma normal supera los 1250 K/h y una bala de fusil de precisión llega a los 4000 K/h. El avión X-43 que perteneciente a la Nasa logra una velocidad 12.000 K/h. La velocidad de un satélite artificial en órbita alrededor de la tierra es de unos 28000 K/h. La sonda Pioner 11 enviada al espacio en 1975 para explorar los planetas Júpiter y Saturno viaja a una velocidad de 173000 K/h.

Estas son las mayores velocidades que el hombre ha experimentado, sin embargo no se comparan en lo absoluto con las velocidades cósmicas, como por ejemplo: La tierra se desplaza a una velocidad de 107000 K/h girando alrededor de nuestro Sol. Los asteroides se mueven a velocidades de unos 800000 K/h. Sus primos los cometas, se desplazan a velocidades entre 400000 a 500000 K/h. El sol se mueve a una velocidad de 792000 K/h alrededor del centro de la galaxia. Y nuestra galaxia se mueve a una velocidad de 2,1 millones de K/h a l rededor del grupo local de galaxias. Pero la mayor velocidad del universo corresponde a la luz que se mueve a unos 300000 K/s. Según los estudios de Edwin Huble la velocidad de la expansión del universo es de unos 999.000 K/s

Bueno, para llegar a algún lugar cualquiera sea del espacio hay que ir con mucha anticipación, pero ¿y qué hay de la luz? En cuanto a la velocidad de la luz podemos concluir que es la mayor velocidad conocida y comprobada, pero incluso ella tiende a llegar un poco tarde en el espacio.

La luz tarda unos 2,2 segundos en llegar de la tierra a la luna, se demora unos 8 segundos en llegar del Sol a la Tierra, se demora desde sol a Neptuno; que es el último gran planeta del sistema solar unas 4 horas con 15 minutos, esta también tarda 4 años en llegar desde Próxima Centauri a la Tierra; considerando que esta es la estrella más cercana después del Sol, y por ultimo desde orión (Nebulosa) a la tierra la luz tardra unos 1.500 años luz, es mas la luz para recorrer de un extremo a otro de la galaxia tardaría unos 100.000 años luz.

Los datos presentados parecen superar toda posibilidad de lograr alcanzar estas velocidades, en este caso, si la oración se traslada a la velocidad de la luz tardaría un par de años en llegar a la tierra desde el trono de Dios (si consideramos que este se encuentra dentro de nuestra galaxia). Imagina cómo sería si las bendiciones de Dios llegaran con retraso.

¿Entonces…?

Pero aún con lo ya visto debemos tener presente que nuestro Padre no se guía por las leyes naturales que nos rigen a nosotros, es más, en su palabra nos dice: “(14) Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. (15) Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido” (1 Juan 5:14-15). IMPRESIONANTE como el autor explica que toda oración agradable al Señor conforme a su voluntad está prácticamente respondida al instante ¿Podemos inferir acaso que sus respuestas son instantáneas? ¿Será tan poderoso Dios que solo con el hecho de pedir algo nos dará inmediatamente? Para ello debemos tener claro que: debemos acercarnos “…confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos (Hebreos 4:16). Como dice el texto, lo importante no es pedir y pedir, muchas cosas pueden ser buenas, pero no necesarias para ello debemos tener la sabiduría de conocer qué es lo que Dios desea para nosotros, y pedir primeramente por lo que sabemos que nos es menester. ¿Pero, acaso Dios no sabe lo que necesito? ¿No lo sabía todo? Es verdad, el “…Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que ustedes de que se lo pidan (Mateo 6:8)” al igual que una madre, esposa, novia o amigo, cuando saben que por alguna razón estas mal o con dificultades buscarán primero acercarse a ti en una conversación amistosa. Lo mismo podemos decir de Dios, la Oración es una conversación con Dios, es verdad, él lo sabe todo, pero le gusta que le contemos nuestras alegrías y tristezas, a Dios le encanta conversa con nosotros. Es más, cuando logramos una gran amistad con Dios, él nos dice “Antes que me llamen, yo les responderé; todavía estarán hablando cuando ya los habré escuchado (Isaías 65.24)”. Con este último versículo entendemos que la velocidad no es algo que pueda regir las oraciones, puesto que ellas están por sobre toda distancia, ni siquiera podemos afirmar que es instantáneo, pues las respuestas a una oración sincera incluso pueden llegar antes de que se plantee a Dios. Nada las detiene y siempre serán respondidas si el corazón del que conversa con Dios está directamente conectado con nuestro Hermoso Creador, teniendo un corazón sincero y dispuesto a la Voluntad de Dios.

Para Complementar:

Jeremías 29: 12-13,  Salmos 66: 18, Juan 14:14,  Santiago 4:3.

About The Author

Link caídos

Nos encontramos en proceso de revisión del material publicado, y necesitamos tu ayuda. Comentanos de algún link caído que encuentres ingesando en el siguiente formulario el link y algún comentario que nos pueda servir de guía. Muchas gracias. Maranatha!


A %d blogueros les gusta esto: